gruporuptura

Archive for 19 febrero 2011|Monthly archive page

Editorial: Ellos dicen mierda….

In número 6 on 19 febrero, 2011 at 2:37 pm

Vivimos una época marcada por un profundo retroceso del pensamiento político y una incapacidad manifiesta para defendernos de la creciente degradación de nuestras condiciones de vida: el paro, la incertidumbre, el mercado laboral, los salarios, la vivienda, la sanidad, la educación, la jornada laboral, etc. Todo esto genera miedos, ansiedades, depresiones, etc. que acaban deteriorando nuestra situación psicológica y, a la vez, las relaciones con nuestro entorno personal más cercano. Convencidos de no poder cambiar el mundo, nos contentamos con la libertad que el poder nos deja; es la “libertad moderna”, que nos permite hacer de todo salvo ocuparnos de un cambio sustancial de la sociedad en la que vivimos. Unos se esconden en el consumo desmesurado o en formas de vida alternativa, y otros, los menos, en dar su particular visión del mundo a través de sus experiencias de “hombre moderno[1]. Cualquier cosa menos la acción colectiva para subvertir el estado de las cosas. Éste es uno de los principios básicos sobre los que se asienta el Capitalismo: el atomismo social. Este “espíritu” del Capitalismo es la ideología que justifica el compromiso con el sistema, una labor compleja preparada durante años por Fundaciones (“think tanks”), agencias de comunicación, y otros resortes de poder ligada a los intereses de las élites económicas, aprovechando el tremendo poder de creación de la “realidad” de los mass media para presentar como beneficiosas las reformas exigidas por el Capitalismo: privatizaciones de empresas y servicios públicos, reformas laborales, endeudamiento público, creación de sistemas de pensiones privados, etc, así como inculcar los valores dominantes (el culto al dinero, el individualismo agresivo, la competitividad como valor supremo…).

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

El que se mueve no sale en la foto

In número 6 on 19 febrero, 2011 at 2:23 pm

En los últimos años, el movimiento anticapitalista se ha hecho cada vez más dependiente de los llamados “medios de contrainformación”. Por varias razones: en primer lugar, la irrupción de Internet en los medios militantes ha puesto al alcance de nuestra mano una supuesta capacidad “contrainformativa” que era impensable en la época del recorta y pega, los fanzines fotocopiados y la contrainformación por teléfono. Hasta qué punto esta capacidad es real, o es una simple ilusión, es una de las cuestiones que nos llevó a escribir este artículo. Por otro lado, las webs de contrainformación se están convirtiendo más y más en el principal medio de acceso al “movimiento”, tanto como primer contacto desde el “exterior” como entre los propios militantes anticapitalistas. Hoy en día, si alguien quiere saber algo de algún colectivo, tema, conflicto, etc., lo más probable es que busque en Google, y de ahí a la web de contrainformación que caiga. Igualmente, para los militantes, una gran parte del contacto con el resto del movimiento se hace a través de las webs, principalmente de contrainformación. Sólo estas razones ya harían necesario un análisis de la contrainformación, sus prácticas y sus consecuencias. Pero además, desde hace unos años venimos viendo en el movimiento “alternativo” como aparecen y desaparecen una serie de medios de contrainformación cuya práctica deja mucho que desear. Por ello vemos necesaria una reflexión sobre este tipo de medios para, desde la crítica, intentar avanzar en el proyecto revolucionario. No pretendemos dar el ABC de la contrainformación, pero sí contribuir a que pensemos de qué manera queremos comunicarnos entre nosotr@s y con el resto de la gente.

Lee el resto de esta entrada »

A dos metros bajo tierra. Reflexiones sobre la huelga de metro

In número 6 on 19 febrero, 2011 at 2:21 pm

Contextualización

  • Plan de ajuste.

El 12 de mayo el Gobierno de Zapatero aprueba en el Parlamento el llamado plan de ajuste (Real Decreto Ley 8/2010) que, de la noche a la mañana, dinamita el acuerdo salarial para los funcionarios, rebajando sus sueldos un 5% de media y congelando sus nóminas para el año 2011. Además, congela las pensiones, dificulta la jubilación parcial, elimina derechos, reduce inversiones, etc.

Ante este brutal ataque, los sindicatos mayoritarios (CCOO y UGT), convocan con la boca pequeña una huelga de funcionarios para el 8 de junio, en vez de la necesaria movilización general para echar atrás esta agresión sin precedentes.

El 10 de junio, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, anuncia una Ley (4/2010) con la intención de adaptar las medidas del plan de ajuste de Zapatero. Es esta ley la que golpea de lleno a los trabajadores de Metro, pretendiendo reventar el convenio colectivo 2009-2012, reduciendo para este año el 5% de los salarios ya pactados.

Por si todo esto fuese poco, el 17 de junio el Gobierno de Zapatero publica la reforma laboral que habían estado a punto de “acordar” los sindicatos con la CEOE (Real Decreto Ley 10/2010): otra agresión sin precedentes a los convenios y a los derechos de los trabajadores.

Lee el resto de esta entrada »

Las huelgas “xenófobas” de la refinería de Lindsey (Inglaterra)

In número 6 on 19 febrero, 2011 at 2:20 pm

A finales del mes de enero de 2009, los obreros de la refinería de petróleo de Lindsey, Inglaterra (LOR, Lindsey Oil Refinery) tomaban las calles ilegalmente en una huelga salvaje (de las que tanto solemos hablar y que tanto deseamos ver) que fue rápidamente tachada de xenófoba. Todo empezó cuando la compañía italiana IREM había sido contratada por Total, la propietaria de LOR, para la construcción de una unidad de desulfuración en la refinería. En el concurso para la adjudicación del contrato también participaron cinco empresas de Reino Unido y otras dos europeas Para llevar a cabo los trabajos, IREM empleó a sus propios trabajadores italianos y portugueses: unos 400 empleados propios que, según el Morning Star (5 de febrero de 2009), no están sindicalizados y que eran alojados en una barcaza en malas condiciones. Esto enfadó a los trabajadores empleados en el sitio, de distintas empresas pero todos pertenecientes al convenio británico de la construcción NAECI (National Agreement for the Engineering Construction Industry) –el Libro Azul-, que vieron cómo los puestos de trabajo que esperaban ocupar iban a parar a otros trabajadores del continente contratados con peores condiciones laborales con la excusa de que no había “suficientes trabajadores cualificados británicos”. La huelga, que pronto recibió el apoyo –y el control[1]– del sindicato más grande de Reino Unido, Unite, evidenció la debilidad del “movimiento anticapitalista” y dividió a la izquierda británica. Por un lado, quienes simpatizaron con los huelguistas y comprendieron sus razones. Por otro, quienes se apresuraron a desacreditarlos por “xenófobos”. La razón de la polémica es evidente, aunque analizando las razones de la huelga con algo más de paciencia y profundidad, parece claro que ciertas posiciones parten de análisis muy superficiales y se podría decir que son fruto de la descarga de argumentos fáciles que pudieron leerse en los medios de comunicación, así como de la propaganda incesante del Gobierno de Gordon Brown (Primer Ministro británico), que aprovechó el énfasis de los medios en la supuesta xenofobia de las protestas para poner a todo el mundo contra los obreros de Lindsey, dejando a un lado el aprovechamiento por parte de la empresa francesa Total de la falta de restricciones en la Unión Europea para contratar trabajadores portugueses e italianos y llevarlos a una refinería inglesa a trabajar fuera de convenio[2].

Lee el resto de esta entrada »