gruporuptura

Cooperativas: ¿todos juntos en esto?

In traducciones on 10 marzo, 2010 at 8:12 pm

Un interesante artículo de The Economist acerca de las ventajas de las cooperativas obreras como medio para evitar el conflicto de clase en tiempos de recesión.

Son tiempos difíciles para la fábrica de electrodomésticos Fagor en la localidad vasca de Mondragón. Como en muchas otras empresas del sector, las ventas se han paralizado. Los trabajadores no recibieron la paga extra de Navidad y algunos han sido despedidos. Ahora los salarios van a ser recortados un 8%. ¿Es hora de que los poderosos sindicatos españoles convoquen a la huelga? No en Fagor –aquí las decisiones las toman los propios trabajadores

Fagor es una cooperativa de trabajadores, una de tantas que salpican los valles del montañoso País Vasco. La mayoría pertenecen al grupo de cooperativas más grande del mundo, la Corporación Mondragón. Se trata del séptimo grupo industrial más grande de España, con intereses que van desde los supermercados y las finanzas a los electrodomésticos y las piezas de automóvil. Supone el 4% del PIB del País Vasco, una región de 2 millones de personas. Todo esto ha hecho que Mondragón sea un modelo para las cooperativas desde California a Queensland. ¿Cómo se las arreglarán en la crisis las cooperativas, con sus ideales de igualdad y democracia?

Las cooperativas obreras se ven a menudo como semilleros de pensamiento anticapitalista y radical. Sin embargo, las imágenes de hippies, fervientes vegetarianos o ejecutivos con monos azules no pueden estar más lejos de la realidad. “Somos empresas privadas que trabajamos en el mismo mercado que cualquiera”, dice Mikel Zabala, jefe de recursos humanos de Mondragón. “Estamos expuestos a las mismas condiciones que nuestros competidores”.

Puede que se compartan los problemas con los competidores, pero no las soluciones. Una cooperativa de trabajadores tiene las manos atadas. No puede hacer reducción de plantilla o, en el caso de Mondragón, vender empresas o divisiones. Las pérdidas en una unidad son cubiertas por las demás. “Puede ser doloroso a veces, cuando ganas para dar al resto”, admite Zabala. Las cooperativas que producen pérdidas pueden cerrar, pero los miembros deben ser reempleados en un radio de 50 kilómetros. Esto podría sonar a pesadilla para los directivos que luchan en la crisis. Pero las cooperativas también tienen sus ventajas. Los despidos, las jornadas parciales y los recortes salariales pueden conseguirse sin huelgas, y se alcanzan acuerdos antes que en las compañías que deben negociar con los sindicatos y los organismos del gobierno bajo la legislación laboral española.

Los 13.000 miembros de Eroski, otra cooperativa del grupo de Mondragón y la segunda cadena de supermercados más grande de España, no sólo han congelado sus salarios este año. También han renunciado al dividendo anual que les corresponde por su participación en la empresa. Un flujo constante de información entre trabajadores y empresarios, dice Zabala, hace que estén preparados para tomar decisiones dolorosas.

Parece como si no se diera un solo conflicto, pero esto puede inducir a error. Una de las muchas paradojas de Mondragón es que los trabajadores-propietarios son también los jefes de otros trabajadores. Se ha contratado a trabajadores en lugares lejanos, desde América a China, a medida que el grupo se ha ido expandiendo. Tiene ahora más empresas subsidiarias que cooperativas. Mondragón tiene dos empleados por cada miembro cooperativo. El resultado es un sistema de dos niveles. Y cuando la crisis muerde, los empleados que no son miembros son quienes más la sufren. Ya pierden sus puestos cuando no se renuevan los contratos temporales. Como jefes capitalistas, los cooperativistas de Mondragón deben, de hecho, manejar huelgas y problemas sindicales ocasionalmente.

Algunos temen que el éxito al estilo de Mondragón acabe con el idealismo en el que se basan la mayoría de las cooperativas. Quienes forman parte del grupo Mondragón son conscientes del peligro. Eroski quiere ofrecer la calidad de miembro a sus 38.500 empleados asalariados.

Las cooperativas más exitosas, sin embargo, son las menos constreñidas por la ideología. Mondragón solía poner un tope al salario de sus directivos en el triple de los cooperativistas peor pagados, por ejemplo. Pero se percató de que estaba perdiendo a sus mejores directivos, y que algunos directivos no miembros cobraban más que los directivos miembros. El tope se incrementó hasta ocho veces el salario más bajo. Pero este tope está aún un 30% por debajo de las tasas del mercado, y algunos directivos aún se sienten tentados a irse. “Francamente, sería una mala señal que ninguno lo estuviera”, dice Adrián Celaya, secretario general de Mondragón.

Últimamente Mondragón ha tenido problemas a la hora de mantener en su seno a las cooperativas exitosas. Irizar, un fabricante de autobuses de lujo, se separó el año pasado, según se informa, debido a que no quería seguir manteniendo a las cooperativas con pérdidas de todo el grupo.

Henry Hansmann, un profesor de la Escuela de Derecho de Yale, dice que las cooperativas a menudo fracasan cuando los trabajadores-propietarios pasan a ser demasiado diversos. Señala el caso de United Airlines –no es una cooperativa, pero pertenece principalmente a trabajadores de los sindicatos competentes- como un ejemplo de cómo los intereses contrapuestos pueden acabar con la propiedad obrera. Al traer decenas de miles de nuevos miembros en Eroski, muchos de lejos del País Vasco, Mondragón se arriesga a caer en esa trampa. Los jefes del grupo creen, sin embargo, que el camino a seguir es promover la idea de que el cooperativismo trae ventajas. El descenso global puede fortalecer el grupo internamente. Después de todo, ahora que el desempleo barre el planeta, no hay un pegamento social más fuerte que la lucha por mantener los puestos de trabajo.

Traducido por el Grupo Ruptura

A %d blogueros les gusta esto: